¬ŅCOMO CALMAR LA MENTE?

mental

La mente es una divina herramienta de trabajo. Ya lo hemos dicho una y otra vez.

Sólo hay que darse cuenta, desde la conciencia, de cómo ir calmándola, llevándola a la visión de lo trascendente. Haciendo que, intelectualmente, entienda lo vano de todo esfuerzo por los logros mundanos, que son inevitablemente efímeros, y que si, en cambio, se focalizara en la maestría de la verdad, a su vez, todo logro mundano le pertenecería al instante.

Algo as√≠ como situ√°ndose en lo trascendente, todo lo otro, que no lo es, tambi√©n se da por a√Īadidura. La mente entiende esto. Hay que trabajarlo desde el silencio interior. Es conect√°ndonos con nuestro silencio interno como a su vez, ese estado genera dicha. La dicha es una expresi√≥n sublime que hace que la personalidad se vaya yendo a su justo lugar, sin expresarse caprichosamente todo el tiempo.

La verdad empieza a expresarse en forma gozosa y f√°cil. No hay nada que forzar. Por eso, todos esos trabajos energ√©ticos no son necesarios. Todo, especialmente la comprensi√≥n de los fen√≥menos espirituales, que tiene que ser manejado con autocontrol, sin caer en comportamientos adictivos, que se tornan psic√≥ticos y desembocan en los delirios, y el fanatismo espiritual. Lo √ļnico que necesitas es amor incondicional.