LAS 4 LEYES DE LA ESPIRITUALIDAD

11637_1272144728571_625173_n

Escuchamos todo el tiempo hablar de las casualidades, pero… ¬Ņexiste la casualidad?
Realmente no, nada sucede porque s√≠… la verdad es que la casualidad no existe.
Todo es “causal”, nada es “casual”.

Todo lo que llega a nuestras vidas, cada situaci√≥n por la que pasamos, es por alg√ļn motivo.
En¬†la India¬†ense√Īan las “cuatro leyes de la espiritualidad” que hablan justamente sobre esto.

La primera dice¬†“La persona que llega es la persona correcta, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interact√ļan con nosotros, est√°n all√≠ por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situaci√≥n.

La segunda ley dice¬†lo que sucede es la √ļnica cosa que pod√≠a haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podr√≠a haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle m√°s insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pas√≥ fue lo √ļnico que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido as√≠ para que aprendamos esa lecci√≥n y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice:¬†En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni despu√©s. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es all√≠ cuando comenzar√°.

Y la cuarta y √ļltima:¬†Cuando algo termina, termina. Simplemente as√≠. Si algo termin√≥ en nuestras vidas, es para nuestra evoluci√≥n, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Amigos queridos, los dejamos con estas reflexiones, y por supuesto, creemos que no es casual que est√©n leyendo esto, si este texto lleg√≥ a sus vidas hoy, es porque est√°n preparados para entender que ning√ļn copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado!

Gracias por existir!

.