PROBASTE EL ARROZ YAMANÍ, EL ALIMENTO PERFECTO

IMG_2256
¿Por qué elegir arroz integral yamaní?

El arroz integral yamaní  es el arroz menos refinado.

Cuando se habla de arroz integral se hace referencia al grano completo, con su cascarita o salvado, que es la parte más nutritiva, y su aporte de fibra, vitaminas y minerales es superior al arroz refinado, que es el arroz blanco.

En la refinación del cereal, lo que conocemos como arroz blanco, se pierde de la semilla original el 30 por ciento de su peso, el 80 por ciento de grasas insaturadas que son buenas para el organismo, el 60 por ciento de sus sales minerales y, prácticamente, todas sus vitaminas.

El arroz integral está compuesto por dos capas externas: la primera, de color dorado, rica en proteínas, sustancias minerales y vitaminas; la otra, el germen. Es un gran productor de energía, aporta proteínas, hidratos de carbono, minerales como potasio, fósforo, calcio, hierro, magnesio. Asimismo, es de los pocos alimentos que contienen por sí mismos los aminoácidos esenciales para el cuerpo humano. Su contenido en grasas es bajo tiene gran contenido de almidón o hidratos de carbono.

El yamaní conserva las vitaminas y minerales que lo hacen muy completo en cuanto al equilibrio proteico-vitamínico-mineral.

Según los orientales, el arroz es el grano perfecto en cuanto al equilibro Yin-Yang.

Se ha comprobado científicamente que su nivel de acidez-alcalinidad, o PH, es de 7. El “equilibrio perfecto” según los japoneses.

 

Su aporte de fibra lo convierte en un elemento imprescindible para la salud, especialmente a la hora de regular el funcionamiento intestinal, reducir los niveles de colesterol y prevenir el cáncer de colon.

El arroz integral es un cereal muy completo, energético y de fácil digestión. Muy eficaz en el caso de enfermedades renales, cardíacas y vasculares, afecciones hepáticas y úlceras. Por otra parte, su aporte en potasio y su bajo contenido en sodio resultan indicados en los casos de presión arterial.

Está especialmente indicado en casos de hipertensión, enfermedades renales y dietas de adelgazamiento; también para aquellas personas que realizan esfuerzos físicos en su trabajo o para deportistas.

El arroz integral tiene tantas calorías como el blanco. Pero al no ser refinado se digiere más lentamente y produce mayor sensación de saciedad.

Para hervirlo, calcular una taza de arroz por 3 tazas de líquido, y, como todo cereal, incorporar la sal al final.

A la hora de cuidar el organismo, aquellas personas que padecen problemas de colesterol o presentan intolerancia al gluten encuentran en el arroz un alimento excelente para incluir en sus dietas.

Torre de berenjenas

3 berenjenas medianas

1 y ½ taza de arroz integral yamaní

levadura en copos

perejil picado

cebolla de verdeo

nuez moscada

aceite de oliva

sal marina

pimienta

Preparación:

Cortar las berenjenas en rodajas, ubicarlas en una placa aceitada y cocinarlas en el horno de ambos lados.

Aparte cocinar el arroz hasta que este tierno. Condimentar con curry y sal marina.

Cortar tomate en rodajas y condimentar.  Rehogar cebolla de verdeo y ubicarla sobre la capa de arroz..

Realizar la torre como se ve en la foto, presionando cada vez que se le suma un ingrediente a la misma.

Se le puede agregar alguna capa de aceituna picada, morrón, lo que desees.

Acompañar con ensalada de rúcula.

Bocadillos al puerro

2 tazas de arroz integral yamaní

4 puerros grandes

1 diente de ajo

Caldo de verduras natural

Avena fina

Aceite de oliva

sal marina

Preparación: Lavar y cortar el puerro en rodajas. Rehogarlo hasta que esté blando. Incorporar el arroz, previamente cocido en el caldo de verduras. Mezclar y condimentar esta preparación, agregarle avena fina para que tome consistencia firme y armar los bocadillos. Colocarlos en una placa aceitada.

Cocinar en horno caliente hasta que se doren de ambos lados.

Budin tricolor

 Ingredientes:
2 1/2 tazas de arroz integral yamaní
1 remolacha

hojas de acelga picadas
huevos

morrón

sal marina

páprika

cúrcuma

aceite de oliva

Cocinar el arroz en caldo de verduras natural, y la acelga y remolacha, al vapor. Condimentar. Al arroz agregarle un huevo batido.

Cubrir con aceite un molde de budín o flan. Colocar una capa de arroz, luego hacer una capa con rodajas de remolacha,  otra capa de arroz, tiras de ají morrón rojo, la acelga previamente picada y condimentada y una  última capa de arroz.

Entre capa y capa presionar muy bien.

Llevar a horno moderado. Decorar con aceitunas negras. Acompañar con ensalada.

Luciana B.