¿TUS PALABRAS SON IMPULSADAS POR EL AMOR O POR EL EGO?

descarga (8)

La verdad debe exponerse pero siempre desde y mediante el amor. En el afán de ser sinceros, podemos herir en medio segundo a una persona

y provocar que ese dolor dure toda una vida. Nuestras palabras tienen un enorme poder y cuando no las impulsa el amor sino el ego,
suelen ocasionar grandes mortificaciones en los demás.

Nos encontramos en condiciones de mencionar de varias maneras una verdad.
Descubrir la apropiada es la tarea. A veces la vida nos pone frente a situaciones que no sabemos cómo manejar, por ejemplo,
cuando tenemos que dar una noticia dolorosa, comunicar una enfermedad, o al informarle a nuestra pareja que deseamos
dejar de compartir la vida con ella. Por eso resulta importante que meditemos la manera de decir las cosas,
y buscando las formas adecuadas y adaptadas a la persona en cuestión y a la situación.
Esto incluye gestos, tonos, actitudes, palabras y contenidos.

¿Sugerencia importante? Asumamos, por un momento, el rol del otro: Nos ayudará a dirigirnos a la persona con la dignidad que se merece.

Todos hemos obrado en muchas ocasiones con ignorancia, justificándonos mediante la frase
“yo soy sincero y expreso lo que pienso”, pero ahora sabemos que ‘ser sincero y expresar lo que pienso’
puede resultar un veneno letal para el prójimo. Aprendamos de situaciones ya hechas, sin necesidad de flagelarnos
por los errores cometidos cuando no poseíamos el discernimiento adecuado, aunque recordando que hubo una consecuencia,
puesto que todo efecto tiene una inevitable causa. A partir de ahí, concentrémonos en admitir la situación, reconocer su alcance
y evitar repetir las acciones que derivaron en el sufrimiento que provocó.

Para cambiar, obremos y hablemos desde el alma, que a partir de ella nuestras palabras dejarán
de lastimar y de pronto clarificarán, se tornarán esclarecedoras.
Apenas nos convenzamos de que, como seres humanos, vivimos con la “cáscara”, con lo epidérmico,
que termina envolviéndonos y confundiéndonos en un engaño cotidiano,
iniciaremos el camino que nos acerque cada vez más a la bondad.