¿Por qué te molesta tanto que afirmemos que la leche vacuna hace mal?

lechealmond
Alternativas gauchitas para reemplazar la leche vacuna, por Pablito Martín.

:: Buenas y salsas gente linda. Continuamos en el camino de la alimentación sana y esta vez hablaremos sobre los problemas que le ocasiona al organismo el consumo excesivo de leche vacuna o, mejor aún, sobre los conflictos que ocasiona la mente al no quererse desprender de un producto masivo.

:: Antes de enumerar algunos de los inconvenientes que nos produce el consumo de leche vacuna, me gustaría contarles que hice una encuesta donde salieron algunos datos preocupantes:

-¿Consume leche vacuna habitualmente? El 94% contestó que sí.

-¿Por qué? Porque tiene calcio contestó el 83%, porque sí el 11%, porque le gusta el 6% y el resto no sabe.

-¿Qué producto/s contiene/n calcio? El 91% contestó “los lácteos y sus derivados” y solamente el 9% sabía sobre la existencia de otros.

-Si de un día para el otro desaparecen todas las vacas, ¿cómo incorporarías el calcio? Más del 85% no saben, el 7% sugirió tomar pastillas de laboratorios y el resto dio varias opciones para consumir alimentos ricos en ese mineral.

:: Creo que con tan solo analizar estas cuatro preguntas entenderemos por qué la mayoría de la gente se pone tan agresiva al decirles que la leche vacuna hace mal. Es evidente que muchas personas no están informadas o solamente saben una verdad. Porque es cierto que la leche contiene calcio de fácil absorción pero también es verdad que produce varias enfermedades y trastornos en nuestro organismo. Hay una pequeña parte que toma leche “porque sí” o directamente porque “sus padres se lo impusieron”. Pero ahora viene algo muy loco, el 91% de las personas creen que el calcio solamente lo encuentran en los lácteos. Y como frutillita del postre, el 85% de los encuestados no saben qué hacer si de un día para el otro se acaba la leche vacuna. Conclusión, la sobreinformación direccionada para un lado, la mala información creada por las grandes industrias y las publicidades falsas creadas por los departamentos de marketing hacen que la mayoría de la gente no tenga alternativas para alimentarse bien y sean dependientes de un producto. Si no estás de acuerdo conmigo, te recuerdo algunas frases de la actualidad: “…tomando esta botellita por día, el colesterol baja…”, “…tomando esta botellita por día, tu hijo está protegido de las bacterias y virus…”, “…tomando este yogurt tenés el 50% del calcio que tu cuerpo necesita…”, “…tomando este yogurt vas al baño rápido…” y así podría seguir por varios renglones más. Ahora me pregunto: ¿Cuánto de verdad hay en todo eso y cuánto de marketing? ¿Si mi hijo no toma la botellita por día, vivirá enfermo? ¿Por qué los que la toman se enferman igual?

:: Volvamos al tema principal. El 85% de los encuestados no saben qué consumir para obtener calcio si le sacamos la leche de su alimentación. Creo que ese es el gran problema. Por eso es que se ponen tan agresivos. Y por eso es que muchos al leer esta nota, me insultarán en los comentarios de abajo y otros estarán dudando. ¿Y si de una vez por todas nos relajamos y contamos la realidad completa de la historia? Es verdad que la leche vacuna es rica en calcio, proteínas, hidratos de carbonos, vitaminas, fosforo, potasio y algo de hierro, pero también es rica en grasas saturadas, sodio, químicos y demás sustancias que nos hacen muy mal. Además nuestro cuerpo no está preparado para digerir la lactosa. Si querés leer más sobre este tema, te recomiendo que leas el artículo que publicamos el año pasado en la revista “Un Mundo Mejor”, de Claudio María Domínguez, donde explicamos bien por qué no deberíamos consumir leche: http://espiritualidaddiaria.infobae.com/%c2%bflos-lacteos-nos-hacen-mal/

:: Con algunos consejos, nuestra alimentación mejorará notablemente. Sigan proponiendo temas en www.pablitomartin.com.ar o www.chefenmicocina.com.ar así juntos investigamos y decidimos cuál será el próximo. Gracias por seguir eligiendo alimentarse con el corazón y no tanto con los ojos. Hoy les regalo la receta para hacer la leche de soja y un tofu saborizado. Hasta la próxima.

:: Pablito Martín. Chef – Periodista.

:: Leche de soja casera

INGREDIENTES

Licuadora

Porotos de soja: 600 gramos

Agua fría filtrada: Cantidad necesaria

Paño de tela para colar: 1

PROCEDIMIENTO

Dejá en remojo los porotos de soja por 1 día en abundante agua.

Licuá los porotos de soja con la misma cantidad de agua en varias tandas (o sea, una taza de porotos por una taza de agua). Colá la mezcla con la ayuda del paño de tela y sacá el máximo de líquido. Separá del paño los residuos de los porotos molidos. Lo que tenés que conservar es el jugo, luego colocalo en una olla para hervir y andá colando la espuma que se forma en la superficie. Dejá que la leche de soja llegue al punto de ebullición, cocinalo durante 10 minutos a fuego mínimo y apagá el fuego.

:: Pablito Martín. Chef – Periodista 

:: Tofu al tomillo

INGREDIENTES

Leche de soja: 1 ½ litro

Jugo de limón o vinagre de alcohol: 120 cc

Tomillo deshojado: 2 cucharadas

Paño para compactar: 1

Salsa de soja: 2 cucharadas

Caja o recipiente para prensar

PROCEDIMIENTO

Calentá la leche de soja con la salsa de soja y el tomillo hasta obtener el punto mamadera (60°).

Incorporá el jugo de limón o vinagre a la leche caliente y revolvé 5 segundos. Dejá que cuaje bien (alrededor de 30 minutos).

Prepará la cajita de prensado del tofu, introduciendo el paño de tela y luego la leche ya cuajada. Llená hasta arriba, dobla el paño en cuatro lados para que quede bien cubierto, cerrá la cajita con la tapa y sobre ella poné un objeto de mucho peso para que prense. Dejá prensar de 30 minutos a una hora en la heladera o a temperatura ambiente si no hace mucho calor.

Desmoldá y ya está el mejor tofu casero al tomillo.

:: Pablito Martín. Chef – Periodista

:: Tofu caprese

INGREDIENTES

Leche de soja: 1 ½ litro

Jugo de limón o vinagre de alcohol: 120 cc

Hojas de albahaca: 10

Tomate perita: 2

Paño para compactar: 1

Salsa de soja: 2 cucharadas

Caja o recipiente para prensar

PROCEDIMIENTO

Picá levemente la albahaca.

Cortá el tomate en cuartos, sacale las semillas y cortá los gajos en cuadraditos.

Calentá la leche de soja con la salsa de soja hasta obtener el punto mamadera (60°).

Incorporá el jugo de limón o vinagre a la leche caliente y revolvé 5 segundos. Dejá que cuaje bien (alrededor de 30 minutos).

Prepará la cajita de prensado del tofu, introduciendo el paño de tela y luego la leche ya cuajada con un poco de albahaca y tomates cubeteados. Llená hasta arriba con la leche cuajada, dobla el paño en cuatro lados para que quede bien cubierto, cerrá la cajita con la tapa y sobre ella poné un objeto de mucho peso para que prense. Dejá prensar de 30 minutos a una hora en la heladera o a temperatura ambiente si no hace mucho calor.

Desmoldá y ya está el mejor tofu caprese.

:: Pablito Martín. Chef – Periodista