¿CÓMO SUPERAR UNA INFIDELIDAD?

descarga (11)

Es factible marcar un antes y un después a partir de un hecho de infidelidad. No obstante, para lograrlo y que la bisagra determine un antes y un después enfocados desde el costado positivo, resulta necesario que ambos integrantes de la pareja hayan logrado crecer a partir de aquella situación de profunda crisis que les tocó.

Al usar la palabra “crecer”, me refiero a que puedan evolucionar hacia niveles hermosos, interesantes y superlativos, como para sentirse por completo diferentes a los personajes que incurrieron en la infidelidad. En buen romance, salen a flote quienes consiguen quitarse las máscaras, quienes dejan atrás aquellos antiguos y limitados roles que ya no quieren volver a interpretar, quienes revelan a partir de tal decisión, por separado y juntos, sus otros rostros, sus verdaderos rostros, sus verdaderos y naturales rostros, sin necesitar vivir sumergidos en una mentira que acalle su verdad.

A partir de allí, a partir del crecimiento individual y conjunto, podrán resurgir como una genuina pareja.
Quienes acepten el desafío se perdonarán, se comprenderán y valorarán su unión, celebrando cada instante hechos tan simples y divinos como acostarse juntos bajo un mismo techo y despertar juntos en la misma cama, considerando cada día como el primero del resto de sus días.

Así que por más que la mente quede atrapada y pretenda recordar de tanto en tanto lo sucedido, metiéndole púa, cizaña al ego, trabajen para que sólo prevalezca la verdadera esencia común de la pareja, reconociéndose diferentes a aquellos seres carentes que representaron y, en cierto modo, los empujaron a una relación estéril que derivó en la infidelidad que necesitan dejar atrás.

Así que sépanlo y recuérdenlo: En casos del estilo no hay culpables y no hay víctimas, sino prisioneros de una situación de la que no supieron desenmarañarse. Una vez que lograron hacerlo, libérense de los atuendos que han cargado, vístanse de fiesta, acuerden juntos no volver a utilizar esas prendas e intenten, como si se tratara de un inicio, darle un nuevo carácter, una nueva razón de ser a la relación.